En el mundo moderno, las empresas de venta directa que actúan con antiguos modelos de operación, basados en un pensamiento analógico y procesos manuales, ya no tienen más lugar.

¿Cómo su empresa podría tener éxito dentro de ese escenario?

Sepa cómo la digitalización de procesos de ventas directas puede ayudar a cambiar el rumbo de su compañía.

Para Gera, el éxito futuro de las empresas depende de la preocupación con la atención al cliente, independientemente del canal. Actualmente las empresas trabajan enfocadas en la implementación y la experiencia del consumidor en varios canales, pero sin preocuparse por la integración o la flexibilidad entre ellos. Los canales operan independientemente y en algunos casos pueden competir entre sí, creando una variación considerable de la información de productos, precio y niveles de servicio. 

Por ello, para ayudarlos en su estrategia, reunimos los principales puntos para transformar una operación multicanal o monocanal en un negocio Omnichannel, extraídos de dos estudios: “The Omnichannel Journey – Balancing Customer Expectations with Business Profitability” y “Omni-channel Logistics - A DHL perspective on implications and use cases for the logistics industry”.

Los cambios en la atención del minorista y las constantes tendencias que llegan del e-commerce y del mobile-commerce, están influenciando directamente las expectativas de atención de sus revendedores. Para garantizar la competitividad del negocio y sobresalir en esta nueva era de la experiencia, es necesario revolucionar la relación con los revendedores a través de una atención diferenciada y única que comprometa al canal y lo haga fiel a su marca.

Para ayudar en esta revolución, Gera preparó el e-book La Venta Directa en la Era de la Experiencia de Compra, que trae una serie de ideas para su empresa salir frente a la competencia, como por ejemplo:

Muchas empresas, por diversas razones, usan sistemas de tecnología de la información desarrollados internamente. Esto puede funcionar por algún tiempo, sin embargo, un punto bastante frecuente es que, en general, la construcción de software dentro de casa se utiliza en una visión de corto plazo. Tales sistemas suelen ser operacionales y diseñados para atender demandas corporativas puntuales, como buscar eficiencia y automatizar algún proceso o mejorar flujos de trabajo.